Autor: Emilio

RetroBarcelona 2014: La Abadía del Crimen con Juan Delcán

RetroBarcelona presentó por primera vez en España, para hablar de La Abadía del Crimen, a Juan Delcán, grafista del mítico videojuego. Delcán explicó las motivaciones de muchos aspectos del juego, y su relación con Paco Menéndez durante el desarrollo del mismo. Jaume Esteve se encargó de dirigir esta charla en la que también participaron Manuel Pazos, Antonio Giner y Daniel Celemín, aportando su visión como autores de diversos remakes de La Abadía.

RetroManiac Magazine

RetroManiac Magazine es una revista creada por y para entusiastas de los videojuegos, prestando atención tanto a títulos clásicos como a nuevos lanzamientos que recuerdan a los de antaño. También cuenta con completísimos especiales sobre la historia de distintas máquinas, sagas de videojuegos y cobertura de eventos. Una publicación que ha lucido un diseño impecable desde el número 0, otro factor más por el que ha cosechado un gran número de fieles a sus ediciones en papel.

Tal esfuerzo merece llegar lo más lejos posible en el tiempo, y por eso desde aquí se ha echado una mano para que todos los números de RetroManiac estén disponibles en Internet Archive.

“Cartas del Iluso” rescatadas por su autor

César Astudillo ha rescatado recientemente los documentos originales de sus artículos para la revista "Sólo Programadores". Más de 20 años han pasado, desde la publicación de aquella columna llamada "Cartas del Iluso", título que según cuenta el propio Astudillo proviene de las letras de su nombre reordenadas. En la columna publicó tanto reflexiones como ficciones sobre temas relacionados con la Informática, alejándose de cuestiones técnicas.

Aquí en CI podéis encontrar La amenzada del Golem, una interesantísima y temprana declaración sobre la usabilidad. Ese y el resto de artículos, incluyendo los archivos originales, se encuentran ya en Internet Archive.

La amenaza del Golem

En varias leyendas hebreas de la Edad Media, el golem aparece como un hombre de barro al que un sabio judío insuflaba vida sin ingeniería genética ni nada. Instrucciones de instalación: Ir introduciendo en la boca de la efigie pequeños trozos de papel con las letras que forman uno de los nombres de Dios ...

CI comprometida con la preservación de material en Internet Archive

Desde el nacimiento de este proyecto, uno de sus principales objetivos ha sido la preservación de todo tipo de documentos relacionados con la historia de la Informática. Pero con el paso del tiempo podemos comprobar que la información en Internet es mucho más volátil de lo que imaginamos, y que si pretendemos que el conocimiento llegue a futuras generaciones, no podemos limitarnos a publicarla en sitios como este.

La historia del increíble Amstrad CPC 464

Fue un ordenador doméstico que encarnó muchas contradicciones. Vio la luz unos meses después de producirse el gran boom británico de los microordenadores a principios de los 80. Fue un trabajo apresurado: la máquina presentada a la prensa en la primavera de 1984, ni siquiera existía nueve meses antes. Fue una de los ordenadores personales británicos mejor fabricados de su época, a pesar de provenir de una compañía conocida entonces por sistemas hi-fi de bajo coste. Apareció cuando su fabricante decidió que era el momento adecuado.

Dragon, cuando España fabricaba ordenadores

La historia de la informática es en muchos aspectos apasionante; da igual lo mucho que sepas sobre el tema, siempre aprendes algo nuevo. El descubrimiento de hoy trata sobre un microordenador semidesconocido y, aquí viene lo fantástico, que se fabricaba en España, y no estoy hablando de un simple diseño clónico que después se mandaba a hacer a China. El Dragon fue un ordenador que se fabricaba y ensamblaba en una cadena de montaje ubicada en Extremadura (para más inri).

Los campamentos Atari: formando geeks desde los años ochenta

Hoy en día, hasta el menos espabilado tiene “informática nivel usuario” en el currículum. Pero había una época en la que los ordenadores sólo los usaban unos cuantos cerebritos, cuando nos decían que “los ordenadores eran el futuro” y que había que estar preparado.